Silvia Roba Silvia Roba

Tour Bernabéu

Categoría: Deporte 1 abril 2015

Santiago Bernabéu

Santiago Bernabéu

No es necesario ser un fanático del fútbol o seguidor del Real Madrid para animarse a visitar el Santiago Bernabéu, en pleno paseo de la Castellana. El tour que el club organiza por casi cada rincón del estadio resulta curioso y entretenido incluso para quienes no han visto en su vida un partido.

El otro día convencí a mi amigo Nacho -es poeta, qué más se puede decir- para que me acompañara, junto a otros amigos, y salió realmente abrumado. Vale que tuvimos que enseñarle a distinguir a Marcelo de Pepe y explicarle quién era Di Stefano y hasta el mismísimo Pelé pero eso es lo bueno de este particular museo: que no hace falta venir con conocimientos previos para disfrutarlo al máximo y, sobre todo, pasar un buen rato.

La sala de trofeos, en la que lucen las diez copas de Europa, es el punto fuerte del tour, pero a mí lo que más me ha gustado es la sala interactiva, en la que se pueden toquetear un sinfín de pantallas, en plan Minority Report. En ellas es posible revivir, a través de imágenes, auténticos momentazos, como el famoso gol de Zidane de la final de la Champions en 2002, o los éxitos de Del Bosque antes de ser seleccionador nacional. También resulta divertido ver lo curiosas que son algunas de las copas que ha logrado el club a lo largo de su historia, echar un ojo a los vestuarios de los equipos, sentarse en los banquillos de los jugadores, en el mismo campo, y ejercer de Carlo Ancelotti en la sala de prensa.

Cuando el tour se acaba, el Santiago Bernabéu aún da para mucho más: no sólo cuenta con una espectacular tienda oficial sino también con un más que agradable restaurante, con vistas al terreno de juego, que ofrece una carta de lo más variada (arroces, hamburguesas…). Aunque es por la tarde-noche cuando el Real Café Bernabéu se anima, ya que se ha convertido en el afterwork preferido de los ejecutivos de la zona. Aún hay otro restaurante más en el estadio: el Puerta 57, con similares vistas al césped. Lo suyo es la cocina tradicional española, con marcado acento en los productos del mar (cuenta con su propio vivero).

Los aficionados al fútbol seguro que saben que el Atlético de Madrid también tiene su propio museo -en el estadio Vicente Calderón, junto a Madrid Río- e incluso la selección, en Las Rozas, en las inmediaciones de la ciudad. Nacho, que ya se siente futbolero hasta la médula, quiere que completemos la ruta. Pero eso será ya otra historia.

Tags: , ,