Ignacio Vleming Ignacio Vleming

Cinco rutas en BiciMad

Categoría: Arte y Cultura, Deporte, Diversión, En familia 26 agosto 2016

Estación de BiciMad.

Ni las distancias ni las cuestas son ya insalvables en Madrid. Gracias a la red pública de bicicletas eléctricas ahora es posible trazar rutas temáticas que unen edificios y espacios relacionados entre sí pese a encontrarse a varios kilómetros. El abono anual puede adquirirse en www.bicimad.com y la tarjeta de uso ocasional en el tótem de las estaciones. Aquí van cuatro itinerarios fáciles para todo tipo de ciclistas.

Las mejores puestas de sol
De Moncloa al Retiro

Esta ruta es recomendable hacerla a última hora de la tarde, cuando puede disfrutarse de la puesta de sol desde los distintos miradores que incluye. Comenzamos en el Faro de Moncloa, una torre de 92 metros de altura desde la que se obtiene una panorámica de toda la ciudad y la sierra de Madrid. Justo al otro lado de la calzada, en la estación número 110, situada junto al Intercambiador de autobuses, podemos hacernos con una bicicleta para bajar por los Paseos de Moret y Pintor Rosales, que discurren pegados al Parque del Oeste, hasta los Jardines del Templo de Debod, una atalaya sobre la Casa de Campo y el Manzanares. A continuación seguimos por Plaza de España y la calle Bailén hasta los Jardines del Cabo Noval en el extremo norte de la Plaza de Oriente, que tiene una de las mejores perspectivas del Palacio Real. Dejamos a un lado de la Catedral de la Almudena, atravesamos el Viaducto sobre la calle Segovia y llegamos al Jardín de las Vistillas, con una amplia vista de la Cuesta de la Vega. Después de dejar a un lado la Basílica de San Francisco el Grande nos encontramos con el Daliedal, que se asoma a la vega del río y los distritos del sur de Madrid. Nuestra ruta se aproxima hacia el final. Alcanzamos la Puerta de Toledo y las rondas hasta la Casa Encendida, que durante los meses de verano tiene una terraza en la azotea. Desde aquí queda ya muy poco hasta la Glorieta del Emperador de Carlos V. Podemos dejar la bici en la estación número 81 y subir dando un paseo a pie entre los puestos de libros de la Cuesta de Moyano para acabar en el parque de El Retiro.

Faro de Moncloa.

Madrid capital
De Atocha a Cuzco

Madrid es la sede de los órganos e instituciones del Estado, muchos de los cuales se encuentran a lo largo del eje Prado-Recoletos-Castellana. Esta vez nuestra ruta comienza delante del Ministerio de Agricultura, un edificio del arquitecto Velázquez-Bosco coronado por tres espectaculares grupos escultóricos de Agustí Querol. Podemos tomar una bicicleta en la estación número 81, justo debajo de la Cuesta de Moyano, desde aquí comenzaremos la subida por el Paseo del Prado donde se encuentra también la sede del Ministerio de Sanidad, voluminoso cubo de ladrillo proyectado por Francisco de Asís Cabrero y considerado uno de los ejemplos más sobresalientes de la arquitectura posterior a la Guerra Civil Española. Más adelante, desde la Plaza de la Lealtad, vemos el Palacio de las Cortes, protegido en la Carrera de San Jerónimo por dos monumentales leones que el escultor Ponciano Ponzano hizo con los cañones fundidos de la Guerra de África de 1860. Siguiendo por el paseo, a la derecha nos encontramos con la Bolsa de Madrid y su monumental fachada de columnas corintias y a la izquierda con el Banco de España, de estilo neoplateresco. Dejamos a un lado el Palacio de Cibeles, antigua sede de la compañía nacional de correos y hoy Ayuntamiento de Madrid, y el Palacio de Buenavista, cuartel general del Ejército de Tierra, y seguimos por el Paseo de Recoletos hasta la Plaza de Colón. Aquí podríamos desviarnos hasta el antiguo Convento de las Salesas Reales, lugar elegido por la reina Bárabara de Braganza para retirarse y hoy sede del Tribunal Supremo.

Bicicletas eléctricas ancladas.

Justo al comienzo del Paseo de la Castellana, en la acera de la izquierda, está el Palacio del marqués de Villamejor, un edificio ecléctico de finales del siglo XIX que actualmente es el Ministerio de Interior. Del mismo estilo y un poco más arriba se encuentra el Palacio del Marqués de Fontalba, ahora Fiscalía del Estado. A partir de entonces muchos de los edificios que jalonan el paseo son embajadas y sedes de grandes empresas nacionales e internacionales. Pasamos por debajo del Puente de Eduardo Dato, que sobrevuela la Castellana, y esconde a sus pies el Museo de Arte Público, y seguimos hasta el edificio de los Nuevos Ministerios, obra de Secundino Zuazo proyectada durante la II República sobre el solar del hipódromo, aquí se encuentran Fomento, Empleo, Seguridad Social, Alimentación y Medio Ambiente. En el último tramo de nuestro recorrido, el complejo de oficinas AZCA, con los rascacielos de la Torre Picasso y la Torre BBVA, queda a la izquierda, y el Estadio Santiago Bernabéu a la derecha. Finalmente llegamos a la glorieta de Cuzco, donde podemos dejar la bicicleta en la parada 157, delante del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. A 15 minutos andando se le levantan las torres inclinadas de la Puerta de Europa y un poco más adelante Cuatro Torres Business Area, que son los edificios más altos de Madrid.

Palacio de las Cortes, sede del Congreso de los Diputados.

El Madrid de Antonio Palacios
De Sol a Cuatro Caminos

Antonio Palacios fue el arquitecto que a principios del siglo XX contribuyó con más consciencia a crear la nueva imagen de la ciudad. Su obra, a medio camino entre las propuestas historicistas y el funcionalismo, marcó para siempre la personalidad de Madrid. Nuestra ruta parte de la Casa Palazuelo, uno de los primeros edificios de oficinas que hubo en España. Merece la pena entrar en patio de planta curvilínea al que asoman unas preciosas balaustradas de hierro. Podemos coger la bicicleta en la parada 31 de la calle Mayor, bajar por la Puerta del Sol y la Carrera de San Jerónimo hasta la calle Cedaceros, donde el arquitecto tenía su estudio en el número 7. Luego llegamos a Alcalá, donde se encuentran varias de sus obras más significativas, como el Banco Mercantil e Industria, hoy sala de exposiciones, el Círculo de Bellas Artes, desde cuya azotea se tiene una espectacular vista de toda la ciudad, el Edificio de las Cariátides, conocido así por las grandes esculturas que enmarcan su puerta y hoy sede principal del Instituto Cervantes y ya en la Plaza de Cibeles, el palacio del mismo nombre, que aloja el espacio cultural CentroCentro Cibeles. Después, giramos para tomar por el Paseo de Recoletos y luego por la calle Bárbara de Braganza y Fernando VI, donde podemos ver algunos ejemplos del modernismo (estilo contemporáneo a las obras del maestro), como el Palacio Longoria, sede de la SGAE. Giramos otra vez, subimos por la Plaza de Santa Bárabara y continuamos por la calle Santa Engracia hasta Andén 0, una antigua estación de metro que todavía conserva el diseño original de Antonio Palacios. El último tramo del recorrido sigue por la misma calle, pasa por delante de la Sala de Exposiciones Canal de Isabel II, ubicada en un antiguo depósito de agua a principios del siglo XX, y llega hasta Cuatro Caminos. Aquí tendremos que girar por Raimundo Fernández Villaverde para dejar la bicicleta en la parada 133, justo delante del Hospital de Maudes, que se construyó hace ahora cien años. Por este motivo la Comunidad de Madrid, que hoy tiene algunos de sus oficinas alojadas aquí, ha organizado una serie de visitas guiadas y conferencias en torno a la obra de Antonio Palacios. Toda la información está en www.antoniopalacios.es.

Edificio de las cariátides, sede del Instituto Cervantes.

Madrid Río
De Príncipe Pío a Matadero

Otro itinerario recomendable es recorrer Madrid Río, el parque que se extiende a lo largo del Manzanares. Podemos comenzar en San Antonio de la Florida, una ermita decorada con frescos de Goya que fue convertida en su panteón. Muy cerca de allí, en la estación 161 tomamos la bicicleta y emprendemos el paseo hacia el sur. En seguida nos encontramos a la derecha el acceso a la Casa Campo y a la izquierda la Glorieta de San Vicente, donde está el Centro Comercial Príncipe Pío, ubicado en la Estación del Norte. Más adelante está el Campo del Moro, el jardín romántico del Palacio Real, y justo enfrente la Ermita de la Virgen del Puerto, un templo barroco de Pedro de Ribera. Poco después nos topamos con otra obra del mismo arquitecto, el Puente de Toledo, pero antes hemos pasado junto al Puente de Segovia, de Juan de Herrera. Mucho más modernos son el Puente Monumental de Arganzuela, diseñado por Dominique Perrault, y las dos pasarelas con Mosaicos de Rafael Canogar. A esa altura se encuentra Matadero Madrid, integrado por distintos espacios culturales como La Casa del Lector, Intermediæ, Naves del Español, Cineteca o la Central de Diseño. En al Paseo de la Chopera podemos dejar la bicicleta en la estación 165. Después es aconsejable pasear por Madrid Río hasta el Parque lineal del Manzanares, coronado por un busto de grandes dimensiones obra de Manolo Valdés.

Por supuesto estas rutas pueden hacerse con el servicio público de bicicletas eléctricas, que gracias a su motor nos permite subir muy fácilmente las cuestas, o con cualquier otro tipo de bicicleta propia o de alquiler. Además, existen numerosos establecimientos que ofrecen otras rutas guiadas sobre dos ruedas.

Madrid Río con el Puente de Perrault.

Tags: , , , ,