Bloggin Madrid

Ópticas gourmet

Categoría: De Compras 17 junio 2013
Óptica Toscana

Óptica Toscana

Delicatessen es un término que nunca imaginamos poder unir al universo de las ópticas, aquellos lugares en los que, de niños, teníamos miedo de entrar y acabar siendo portadores de aquel terrible objeto que te condenaba a meses de ser llamado cuatro ojos: las gafas.

Pero en los últimos años, sobre todo ahora que las gafas se han convertido en un accesorio tan codiciado que incluso los hay que se atreven a llevarlas con cristales sin graduar, no son pocos los negocios en Madrid que han querido explotar esta pasión por la montura única y abrir pequeños locales donde encontrarás diseños que nunca serían expuestos en el escaparate de una gran cadena. ¿Baratos? Por supuesto que no, la exclusividad siempre tuvo un precio.

Óptica Toscana

Óptica Toscana

En la calle Hortaleza encontramos una de las más veteranas, Óptica Toscana, que ha reconvertido una antigua tienda de semillas de finales del siglo XIX en un establecimiento cuyos pequeños cajones ya no guardan milagros, sino propuestas salidas de la mente de grandes diseñadores y arquitectos ansiosos por vestir nuestra mirada, como Ralph Vaessen, Paul Frank, MYKITA o Anna-Karin Karlsson. Es una óptica con colecciones que no encontrarás en otro Madrid a la que hay que entrar con tiempo y dejarse aconsejar por sus responsables, que no se cansarán de enseñarte modelos hasta que encuentres el tuyo, algo que simplemente sabes cuando ocurre. Es como un flechazo, como si te enamoraras tanto que el precio ya no importa.

Óptica Caribou

Óptica Caribou

Visto el éxito de este modelo de negocio en el que, más que regalar tres pares por el precio de uno, se busca la comunión estética entre el cliente y sus gafas, son otros muchos los locales que se han subido al carro de la prescripción de lujo y nosotros, por supuesto, encantados. Es el caso, por ejemplo, de la preciosa Óptica Caribou, ubicada en la concurrida calle Espíritu Santo, corazón de esa nueva Malasaña que todos miran con devoción y envidia. En sus escaparates siempre llaman la atención monturas fabricadas con materiales tan poco habituales como la madera, pero eso es sólo un reclamo para atraernos hasta su interior y hacernos sentir que el tiempo se para o, al menos, no importa que pase mientras sea probándonos piezas artesanales que representan un estilo de vida sofisticado. Por cierto, que el postureo aquí no tiene cabida, puesto que si no eres miope también disponen de una jugosa colección de gafas de sol que precisamente ahora apetecen más que nunca.

Alohe Óptica

Alohe Óptica

No podemos terminar este breve repaso sin hacer una mención especial a Alohe Óptica también en Malasaña, quizás la que mejor ha sabido entender el concepto de gafa como complemento ideal para resaltar una personalidad. En su fondo de armario hay de todo, desde modelos vintage seleccionados en ferias internacionales de París o Nueva York a propuestas de firmas contemporáneas que huyen de la producción masiva. ¿Lo mejor, además del café al que te invitan mientras buscas las que mejor te quedan? Su precio, bastante asequible teniendo en cuenta que unas gafas son un accesorio que menos cuando dormimos, usamos todo el día.

 

Tags: , , , ,
 
Arriba