Fernando Martín Fernando Martín

Rock-Ola: los 80 siguen de moda

Categoría: Diversión 7 junio 2017

Dentro de la mítica del rock en España la sala Rock-Ola de Madrid tiene su nombre escrito en letras de oro. Desde su ubicación en el número 5 de la calle Padre Xifré, frente al edificio Torres Blancas y junto a la avenida de América, el Rock-Ola se situó como uno de los centros neurálgicos de la movida madrileña entre 1981 y 1985, sirviendo además como ejemplo para los cientos de salas que empezaban a acoger las nueva música en el resto de España.

Sobre el escenario de Rock-Ola triunfaron en directo la práctica totalidad de los grupos de la época: Aviador Dro, Alaska y Dinarama, Nacha Pop, Radio Futura, Las Chinas, Ejecutivos Agresivos, Gabinete Caligari, Parálisis Permanente, Derribos Arias, Décima Víctima, Los Elegantes, Siniestro Total, Danza Invisible, Loquillo y los Trogloditas… Asimismo, los madrileños tuvieron la inmensa fortuna de admirar en tiempo real a las bandas que triunfaban en la Inglaterra de la new wave y el post punk: Spandau Ballet, The Damned, The Cramps, Depeche Mode, Echo and the Bunnymen, Siouxsie and the Banshees, Nick Cave, The Stranglers o New Order.

Como si el tiempo se plegase sobre sí mismo, un nuevo Rock-Ola ha abierto sus puertas en 2016 tratando de retomar un periodo mágico que parece haber encontrado de nuevo la oportunidad de reivindicar viejos sonidos. Este renacido Rock-Ola está en la calle José Abascal, 8 y al frente, como director artístico, figura Pepo Perandones, quien fuera co-director, DJ y responsable gráfico de la sala original. Pepo confiesa que la orientación de este Rock-Ola redivivo está “en la idea es sacar de casa a un tipo de público entre los 30 y los 60 años que cada vez que intenta salir por la noche solo encontraba reggetón, salsa, bachata, tangos o cuplés…; y, claro, ya no salía nunca.” Por eso el objetivo es que ese público “de cierta edad no se sienta incómodo y pueda escuchar y bailar buen pop rock nacional e internacional de todas las épocas”.

Cabe preguntarse si el éxito arrollador del nuevo Rock-Ola -abre los jueves, viernes y sábados y está a rebosar hasta la madrugada, formándose enormes colas para entrar- no se explica porque la nostalgia empieza a ser un potente negocio dentro del ocio nocturno. Pepo lo tiene claro: “La nostalgia no. La cultura, bien entendida, es lo que es un negocio. ¿Alguien tacharía de ‘nostálgico’ a Quentin Tarantino por usar en sus películas a Chuck Berry? No. Simplemente diríamos que es un director de cine culto, al menos musicalmente”.

Pepo tiene su explicación acerca de lo que Madrid le debe a aquel Rock-Ola legendario de los 80: “Yo siempre digo que aquel  Rock-Ola fue el triunfo de la ‘desFACHAtez’ y que ayudó a que lo que era una ciudad ‘cosmopaleta‘ pasase a convertirse en una ciudad cosmopolita…”. Eso si, en aquel tiempo -y es probable que ahora- Rock-Ola no podía haber surgido en otra ciudad española: “Yo creo que no hubiera sido posible. Madrid tiene un carácter de brazos abiertos que no poseen otras ciudades incluso con playa”.

Del viejo Rock-Ola se ha rescatado “la música en directo, una colección de los mejores carteles de conciertos y una selección musical en la que caben desde los Hombres G a los Cocteau Twins…”. Finalmente, ¿adquirirá esté Rock-Ola un carácter tan mítico como el de los 80?: “Pues no creo, pero a lo mejor dura más… Los locales míticos actuales deberían acometerlos los veinteañeros, aunque me temo la actual situación de ‘corrección política’ (muchísimo más represiva que en los 80) no ayuda precisamente…”.

 

Tags: , , ,