Ignacio Vleming Ignacio Vleming

Koltès en el nuevo Conde Duque

Categoría: Diversión 21 septiembre 2018

La nueva programación de Conde Duque comienza su andadura con La noche justo antes de los bosques, un texto fundamental de la dramaturgia francesa contemporánea que Bernard-Marie Koltès escribió en 1977, pero que aún hoy, a tenor de la crisis migratoria de los últimos años en Europa, sigue teniendo una vigencia indiscutible. Dirigida por Fernando Renjifo e interpretado por Juan Ceacero, este monólogo producido por los Veranos de la Villa 2018 encuentra en el patio sur del antiguo cuartel un escenario que parece hecho a su medida.

Me atrevería a afirmar que el último de los escritores malditos, es decir marcados por una fatalidad que los empuja a rincones de ambigua geometría, fue Bernard-Marie Koltès. Legítimo heredero de una larga tradición en la que vida y literatura son sinónimos –hoy sería difícil de creer–, el dramaturgo aborda, en este texto que escribió con tan sólo 29 años, una historia que podría haber contado Jan Genet, Pier Paolo Pasolini o Rainer Werner Fassbinder: un inmigrante vive al margen de un sistema que le exige ser de un modo (pensar y trabajar de una manera, moverse de una forma, frecuentar unos barrios) y este se deja engañar y humillar por la belleza de las chicas guapas que están al otro lado o de los chicos con cara de ángel. Pero a su vez la belleza parece ser su única esperanza, la belleza que redime y dignifica, como han cantado los poetas de todos los tiempos, y como todos hemos experimentado en alguna ocasión, perdidos en la penumbra del bosque.

“Tienen más miedo que nosotros, se gritan de miedo, se golpean de miedo, se rompen la cara con más miedo que nosotros en sus puños”, escupe al público Juan Ceacero en un arrebato de lucidez que deja al público petrificado, al verse en este espejo terrible ante el que no podemos apartar la mirada. Seguramente esto sea lo mejor de un texto salpicado de afirmaciones rotundas y una delicadeza extraña, que hace un retrato extraordinario y vivo de una sociedad asustada. A veces el actor se aleja hasta las profundidades oscuras del patio del cuartel y es entonces cuando el monólogo alcanza una solemnidad escalofriante y los espectadores se preguntan cómo es posible llenar sólo con palabras un espacio tan inmenso. Pero no sólo es posible, además resulta maravilloso seguir a lo lejos la silueta del protagonista entre las sombras del edificio.

Esta es sólo la primera de las propuestas de una dirección artística que va a apostar con fuerza por la creación emergente, la música pop –a través del programa Sonido Malasaña (del 22 de septiembre al 18 de octubre) y la exploración de nuevos espacios dentro del imponente edificio de Pedro Ribera. Pero hay que esperar a próximas citas, es imprescindible venir a ver en el patio sur, los jueves y viernes a las 21:30 hasta el 12 de octubre,  La noche justo antes de los bosques, del maldito Bernard-Marie Koltès.

 

Tags: , ,