Bloggin Madrid

¡Al rico polvorón!

Categoría: Comer y beber 9 diciembre 2020
Como dice su envoltorio, los polvorones de la Antigua Pastelería del Pozo son exquisitos (©Álvaro López del Cerro).

Como dice su envoltorio, los polvorones de la Antigua Pastelería del Pozo son exquisitos (©Álvaro López del Cerro).

La Antigua Pastelería del Pozo es, valga la redundancia, la pastelería más antigua de Madrid. Sus roscones de Reyes son los más solicitados, aunque también en estas fechas preparan otros dulces artesanos. Entre ellos, los polvorones. Estamos de suerte: hemos entrado en su obrador y nos han dado la receta.

Fundada en 1830, la Antigua Pastelería del Pozo conserva su fachada en madera (©Álvaro López del Cerro).

Fundada en 1830, la Antigua Pastelería del Pozo conserva su fachada en madera (©Álvaro López del Cerro).

Fundada en el año 1830, la Antigua Pastelería del Pozo (Pozo, 8), situada en la calle que hace de trasera del también centenario restaurante Lhardy, es fácilmente reconocible por su fachada, toda en madera. Hay que caer en la tentación que siempre nos brinda su escaparate y acceder a su interior, que nos propone todo un viaje en el tiempo.

El interior de la pastelería nos transporta a tiempos pasados (©Álvaro López del Cerro).

El interior de la pastelería nos transporta a tiempos pasados (©Álvaro López del Cerro).

Para sentir que este es un lugar con historia basta con mirar la foto dedicada por Jacinto Benavente, Premio Nobel de Literatura en 1922, a Luisa, abuela de la actual propietaria, o la placa que recuerda que a Pío Baroja le encantaban sus hojaldres. Aún se conservan las sillas en las que solían sentarse el médico y pensador Gregorio Marañón y su colega Carlos Jiménez Díaz para debatir si era mejor o no tomar los dulces antes, durante o después de las comidas.

Su escaparate es toda una tentación en estas fechas  (©Álvaro López del Cerro).

Su escaparate es toda una tentación en estas fechas (©Álvaro López del Cerro).

Conocido en sus inicios como el Horno del Pozo, su fama se hizo aún mayor a principios del siglo XX cuando fue adquirida por el repostero Julián Leal Charle, que había trabajado como dependiente en ella. Hoy regenta la tienda Estrella, miembro de la tercera generación de una saga forjada entre harina, azúcar y mandiles blancos. Las recetas son las mismas que entonces, sencillas y con ingredientes naturales.

Los roscones y hojaldres que preparan son los más famosos de Madrid  (©Álvaro López del Cerro).

Los roscones y hojaldres que preparan son los más famosos de Madrid (©Álvaro López del Cerro).

Aunque a lo largo de los tiempos ha sido objeto de importantes reformas la Antigua Pastelería del Pozo conserva intacto parte de su mobiliario, desde su mostrador de madera y mármol hasta la máquina registradora, fabricada en Cuba a mediados del siglo XIX que aún funciona, la lámpara, en su día de gas, o una balanza clásica de dos platos. ¿Y qué podemos comprar aquí? La respuesta es sencilla: hojaldres (los más famosos de Madrid, hechos con manteca de cerdo ibérico derretida) y los dulces de siempre, los que se han mantenido casi tal cual a lo largo de sus más de cien años. Entre ellos, sus Roscones de Reyes, sin fruta escarchada ni relleno: hay que soportar largas colas para hacerse con uno el 6 de enero. En apenas unos días ¡preparan más de cuatro mil!

¡Vamos a hacer polvorones! Estos son los ingredientes  (©Álvaro López del Cerro).

¡Vamos a hacer polvorones! Estos son los ingredientes (©Álvaro López del Cerro).

En estas fiestas navideñas no hay que dejar de probar otros dulces artesanos, que elaboran con mimo y muchas horas de dedicación en su obrador. Quizás los turrones, entre los que destacan el de naranja y el hecho a la piedra, similar al blando, o tal vez sus polvorones. ¿Queréis probarlos? Dos opciones: acercarse hasta la calle del Pozo y comprarlos o probar a hacerlos en casa. Ésta es la receta.

Primero, el amasado  (©Álvaro López del Cerro).

Primero, el amasado (©Álvaro López del Cerro).

LA RECETA. Polvorones de la Antigua Pastelería del Pozo.

Ingredientes:
165 gr de harina
60 gr de manteca de cerdo
40 gr de azúcar glas
15 gr de avellana molida (o almendra)
1 cucharada de canela
Muy atentos al horneado  (©Álvaro López del Cerro).

Muy atentos al horneado (©Álvaro López del Cerro).

Elaboración:

Tostar la harina y la avellana en una sartén, incorporar todos los ingredientes, amasar y dejar reposar un día.Triturar la masa en un procesador de alimentos para que quede lo más fina posible. Extender la masa y cortar con el molde. Meter en el horno precalentado a 240° (solo calor arriba), durante tres o cuatro minutos o hasta que se doren los bordes. Sacar del horno con mucho cuidado y dejar enfriar completamente. Espolvorear con azúcar glas.
¡El toque final!  (©Álvaro López del Cerro).

¡El toque final! (©Álvaro López del Cerro).

Tags: , , , , ,
 
Arriba