Bloggin Madrid

Las cocinas del Palacio Real

Categoría: Arte y Cultura 21 enero 2013
Cocinas del Palacio Real

Cocinas del Palacio Real

Siempre que visito un palacio tengo la tentación de saltarme el circuito establecido por los conservadores y comprobar si los cuartos de baño y las cocinas son tan suntuosos como los salones abiertos al público. Gracias a una visita organizada por Gastrofestival, ayer mismo confirmé que mi pequeño piso de Lavapiés cabría casi entero en uno de los fogones del Palacio de Oriente.

Este año Patrimonio Nacional ha participado en la cita que Madrid tiene con la gastronomía cada mes de enero con una visita guiada a las cocinas del palacio que mandó construir Felipe V, y que ha sido y sigue siendo la residencia oficial de los reyes de España. Por cierto, uno de los peores sitios para comer en la ciudad según Alfonso XIII, que se lamentaba de lo frías que llegaban las sopas, debido a la gran distancia que separa el comedor de la cocina (se tarda unos 5 minutos andando). Hoy los reyes, cuya residencia habitual es el Palacio de la Zarzuela, sólo utilizan este maravilloso edificio construido por Filippo Juvara y Giovanni Battista Sacchetti, para organizar recepciones y cenas, pero las viejas cocinas del siglo XIX se dejaron de utilizar hace ya mucho tiempo. Así que en esta visita excepcional podemos ver los hornos, los fuegos, las calderas, las cámaras frigoríficas, la sala de despiece, las desgastadas encimeras, alacenas y espeteras, y los cacharros que dieron de comer a tan aristocráticos paladares.

Comedor del Palacio Real

Comedor del Palacio Real

Vamos a imaginar la cara y cruz de uno de estos ágapes. Mientras en el comedor real los invitados, con sus mejores galas, se sientan según un estricto protocolo, en las cocinas un ejército de marmitones, pinches, reposteros y camareros van de un lado para otro, pasando mucho calor y apuros por llegar a tiempo. En esta visita se explica que cada miembro de la familia real contaba con su propio cocinero, un cargo de altísima responsabilidad, puesto que al fin y al cabo lo que se ponía en los platos de sus invitados, ministros, embajadores y nobleza varia, era la imagen de la casa real, del mismo modo que lo son las pinturas de Corrado Giaquinto o Giambattista Tiepolo que decoran los techos de palacio.

Siento anunciaros que este año estas visitas guiadas a las cocinas de palacio ya están agotadas, pero esperemos que en la próxima edición de Gastrofestival vuelvan a abrirlas.

 

Tags: , , , , , ,
 
Arriba