Rolling Dance & Burger.

Siempre he encontrado muy cómodo vivir cerca de las estaciones de tren, que abiertas desde primera hora de la mañana hasta el final del día, ofrecen todo tipo de servicios esenciales. Pero la de Chamartín ofrece mucho más. En 1975 se inauguró como una ciudad flotante sobre la playa de vías y desde entonces, bajo sus características bóvedas rojas, hay un hotel, una bolera, una disco, una pista de patinaje sobre ruedas, un gimnasio y varios restaurantes. En los noventa hubo también una sala de cine, que hoy ocupan los platós de Meeu con uno de los cromas más grandes de Madrid. Hagamos o no escala en la estación de Chamartín-Clara Campoamor, visitarla como si fuese un parque de ocio puede ser un plan de mañana, tarde y noche, en pareja o con toda la familia. Desde Atocha, Sol o la Terminal Cuatro se tarda sólo 15 minutos en tren de cercanías.

Categoría: Comer y beber
19 octubre 2021

El primer restaurante de Madrid que recibió las tres estrellas Michelin vive una segunda juventud. Un nuevo equipo ha permitido la recuperación de uno de los grandes iconos gastronómicos de nuestra ciudad. De nuevo, un imprescindible.

A orillas del lago Categoría: Comer y beber, Diversión
20 julio 2021

Puede que en Madrid no haya playa pero sí existe un lago a cuya orilla es posible disfrutar de la brisa y el sol. Estos restaurantes con terraza conforman un auténtico paseo marítimo dentro de uno de los pulmones verdes de la ciudad, la Casa de Campo, con vistas al Palacio Real y el skyline […]

Categoría: Comer y beber
13 abril 2021

Uno de los hoteles con más historia de nuestra ciudad vuelve a abrir sus puertas ahora bajo el nombre de Mandarin Oriental Ritz Madrid. Sin perder todo su encanto de la Belle Époque, ahora luce totalmente renovado, con grandes sorpresas en su interior. Entre ellas, cinco espacios gastronómicos creados y dirigidos por el chef Quique Dacosta, […]

La pareja más castiza Categoría: Comer y beber
3 febrero 2021

Churros con chocolate o chocolate con churros. Este matrimonio tan bien avenido lleva siglos endulzando los desayunos, y también las meriendas, de los madrileños, sobre todo durante el invierno. En nuestra ciudad existen muchos locales con historia donde los preparan con auténtica devoción. Los descubrimos.

Arriba