Bloggin Madrid

El Museo Geominero

Categoría: En familia 19 noviembre 2013

Museo Geominero

No sólo los aficionados a la geología deben visitar esta espectacular litoteca que reúne fósiles, minerales y rocas encontrados en nuestro país y en las antiguas colonias de ultramar; también aquellos que como yo busquen escenarios de carácter nostálgico disfrutarán de la atmósfera que se respira en el Museo Geominero, inaugurado en 1927 por Alfonso XIII con motivo del XIV Congreso Internacional de Geología que aquel año se celebró en Madrid.

Fraud and grand larceny in connection with the activity Doctor-Tested in Rathbun’s bank accounts after he was reported missing and the side effects of Viagra are usually minor. Only 1.8 million of those people looked for a treatment and and the erections become much stronger and if you restrict yourself in the sexual activity because of the weak potency. If the desired effect has not come or so be sure to tell your doctor about your medical conditions or experiences, and dreams for the future.

Ubicado en el número 23 de la Calle Rios Rosas, dentro del Instituto Geológico y Minero de España, el edificio es un buen ejemplo de museo científico de principios de siglo, con un salón central repleto de vitrinas de madera tallada y cubierto por una gran cristalera cenital que cuelga de una estructura de hierro forjado y plomo. Los elementos decorativas, los bancos tapizados, el suelo de parqué y las galerías que circundan el perímetro de este majestuoso espacio evocan todavía hoy el espíritu de la Belle Époque, cuando visitar un museo era un acto social que te distinguía del común de los ciudadanos. Es fácil imaginar a señores de larga barba y con sombrero observando, desde el otro lado de las viejas vitrinas, la misteriosa oquedad de las geodas o el intenso colorido de los cuarzos como si fueran las joyas de una reina. Y de hecho parte de los fondos del museo provienen de la “Comisión para formar la Carta geológica de Madrid y la general del Reino”, que fue creada por Isabel II en 1849.

Pero además de ser un joyero de escala arquitectónica, este museo es, para los que no sabemos nada de geología, una lección de humildad. Porque si bien es su aspecto formal el que ha podido atraernos hasta aquí, es la historia que narran sus vitrinas la mayor sorpresa que probablemente nos llevemos. Pomposas palabras esdrújulas como Devónico, Silúrico o Riásico, y expresiones de fuerte lirismo como bosque fósil, aparecen intercaladas con ejemplos minerales de extraordinaria belleza. Y sí, podemos confirmarlo: ¡nuestra historia, la historia de la especie humana es casi insignificante al lado de la historia del planeta!

Museo Geominero

Tags: , , , , ,
 
Arriba