Bloggin Madrid
¿Qué tal un cucurucho de calamares? En el Chiringuito del Señor Martín te hacen sentir muy cerca del mar.

¿Qué tal un cucurucho de calamares? En el Chiringuito del Señor Martín te sentirás cerca del mar.

Si ya has vuelto de la playa o aún no te has ido y te entran unos deseos irrefrenables de comer un buen pescaíto frito, te decimos dónde ir en Madrid. Hay buenos lugares, muchos de ellos regentados por andaluces, sobre todo gaditanos, donde te vas a sentir casi, casi, como si estuvieras en el chiringuito, al borde del mar.

Para probar estas estupendas ortiguillas de Chipiona solo hay que reservar mesa en El Espigón.

Para probar estas estupendas ortiguillas de Chipiona solo hay que reservar mesa en El Espigón.

Más de 30 años llevan en La Giralda (tienen varios restaurantes) ejerciendo de embajadores de la buena cocina andaluza en Madrid. Su fritura de pescadito sigue siendo de las mejores, con esas pijotas, calamaritos, chipirones, chocos, boquerones… El Espigón es otro de los clásicos, en la zona de Orense. Aquí se viene a tomar pescaditos fritos de todo tipo, incluidos los adobos y las maravillosas ortiguillas de Chipiona, insuperables. Preparan unos grandes arroces y son muy buenos los guisos marineros: sopa de marisco, cazón, urta a la roteña, corvina a la gaditana y garbanzos con langostinos. El punto del tartar de atún, para el que utilizan el tarantelo (una de los cortes más jugosos) de atún del Estrecho, está perfecto y aparece siempre entre los top de Madrid.

En la Taberna Los Gallos hay que pedir los chanquetes con huevos fritos y pimientos asados

En la Taberna Los Gallos hay que pedir los chanquetes con huevos fritos y pimientos asados

¿Cuánto hace que no comes chanquetes? Si hace mucho tiempo, ponle remedio cuanto antes en la Taberna Los Gallos, metida en el encantador callejón de Puigcerdá, en el Barrio de Salamanca. Hay un plato que te va a encantar: los chanquetes con huevo y pimientos.

Otro plato imprescindible en la Taberna Los Gallos: la fritura malagueña.

Otro plato imprescindible en la Taberna Los Gallos: la fritura malagueña.

También está muy rica la fritura malagueña que prepara con mimo Francis, el chef de Los Gallos, un malagueño de pro que en cuanto tiene oportunidad (es decir, cuando confirma el pedido con su pescadero), incluye en las sugerencias del día las puntillitas, el cazón adobao y los boquerones de dos maneras, a la andaluza o los Jaimitos, ¡riquísimos! Si te vienes arriba, anímate a probar su arroz con bogavante, entrará a formar parte de tus preferidos. Este verano estrenan el ático, un gran espacio con vistas al cielo de Madrid y una decoración en blanco muy agradable. Un lugar fantástico para refugiarte del caluroso agosto en Madrid y soñar, por unos minutos, que estás en la costa andaluza.

El Chiringuito del Señor Martín es de los dueños de la pescadería del mismo nombre del Mercado de San Miguel.

El Chiringuito del Señor Martín es de los dueños de la pescadería del mismo nombre del Mercado de San Miguel.

El Chiringuito del Señor Martín es lo más parecido a un moderno beach bar que vas a encontrar en Madrid, en plena calle Mayor. Es como si estuvieras de vacaciones al menos durante el tiempo que “empuñes” sus cucuruchos de boquerones (solo los lomitos, sin cabeza ni espinas) y calamares, disfrutes de los langostinos (de Sanlúcar o del Mediterráneo) en tempura con salsa tártara o de un buen pescado a la plancha, porque aquí puedes elegir el producto y decir que te lo preparen como más te guste. La calidad y frescura están más que aseguradas, pues el chiringuito es de los dueños de la pescadería del Señor Martín, en el Mercado de San Miguel. En un ambiente moderno y agradable, el aroma de las gambas y los dibujos del mismísimo señor Martín (un pescado conocido como monsieur Martin en Francia y Gallo de San Pedro aquí) nos lleva en volandas a la orilla del mar.

En La Caleta sirven el pescaíto como manda la tradición gaditana: en papel de estraza.

En La Caleta sirven el pescaíto como manda la tradición gaditana: en papel de estraza.

Entrar en La Caleta es transportarse al mismo Cádiz, con los pescaítos servidos como manda la tradición gaditana, en papelones, cucuruchos de papel de estraza (de cuarto de kilo). Si hay, tienes que pedir las ortiguillas y la puntillitas, el bienmesabe de cazón está buenísimo, como las tortillitas de camarones, crujientes, y los guisos marineros con atún y caballa que llegan directos del sur. En La Latina, ya estuvimos en la Taberna Sanlúcar recomendando su gazpacho, pero hay que volver ahora para tomarse sus tortillitas de camarones entre otras frituras.

En La Gaditana preparan uno de los mejores cazones en adobo de Madrid.

En La Gaditana preparan uno de los mejores cazones en adobo de Madrid.

La familia de La Gaditana, liderada por su patriarca Antonio Martínez, elabora uno de los mejores salmorejos de la capital, pero también uno de los mejores cazones en adobo y una exquisita tortilla de camarones. El marisco es de primera, les llega fresquísima la gamba de Huelva, el langostino de Sanlúcar, las coquinas, los berberechos, el bogavante del Cantábrico… Preparan también unos sabrosos guisos, como el del rabo de toro. En fin, que cocinan estupendamente y los precios son más que razonables. Tras el primer local tipo taberna en la calle Lombía, hace una año abrieron un restaurante mucho más grande y cómodo en Fuente del Berro, 23, muy cerca del anterior y haciendo casi esquina con la calle Goya.

En Surtopía realizan una cocina andaluza llena de sabor... y muy creativa.

En Surtopía realizan una cocina andaluza llena de sabor… y muy creativa.

En Surtopía, el chef gaditano José Calleja ha conseguido realizar una cocina andaluza llena de sabor y raíces sin caer en los tópicos. Se agradece su alarde de creatividad resuelta en platos muy buenos. En la carta hay un apartado de Fritura con sus Tortillitas de camarones Plaza del Cabildo, crujientes, sin grasa y con sabor a mar. Excelentes. Entre sus propuestas, los boquerones rebozados en adobo moruno, los rejos de chipirones a la andaluza o los huevos de choco frito con alioli de ajo asado. Casi ná. Seguimos sin salir de Cádiz en Madrid. Ahora en el Bar Lambuzo con una carta de tapeo que quita el sentido y consigue remediar la nostalgia del verano que se nos va acabando: ensaladilla de langostinos, adobo gaditano, croquetas con gambas al ajillo (¡ojú!), choco de Huelva… Tienes dos locales: cerca de Ópera, en la calle de las Conchas, o en la calle Ponzano (regresan de vacaciones el 24 de agosto).

Tags: , , ,
 
Arriba