Bloggin Madrid
Los propietarios de la Taberna Arzábal han abierto Lovnis, especializado en platillos combinados.

Los propietarios de la Taberna Arzábal han abierto Lovnis, especializado en platillos combinados.

Vuelven los años 80… a la cocina. A los dueños de la Taberna Arzábal (Iván Morales y Álvaro Castellanos) les ha dado un ataque de nostalgia y han creado un lugar que nos lleva directos al pasado, a su infancia. En Lovnis (General Pardiñas, 56) han recuperado el famoso plato combinado en recetas y presentaciones con su sello de calidad.

¡Marchando un número 1! Nadie puede resistirse a estos huevos fritos con chistorra, pimientos de Gernika y patatas fritas.

¡Marchando un número 1! Nadie puede resistirse a estos huevos fritos con chistorra, pimientos de Gernika y patatas fritas.

Este revival gastronómico nos devuelve pasado por el filtro de la modernidad platos antológicos que todos llamábamos por su número y no por su nombre. Así, el 1 solía ser el de huevos fritos con salchichas y patatas fritas, el 2, el huevo con lomo y pimientos, el 3 incluía ensalada y filete a la plancha… En Lovnis se reinventa con los mandamientos Arzábal: producto de origen, calidad y cocina elaborada.

Aquí el número 1 (12 euros) lleva huevos fritos de corral, chistorra, pimiento de Gernika y patatas Puente Nuevo, fritas en dos tiempos (primero se pochan, después se congelan para volver a freírse antes de servir recién hechas).

Más madrileño imposible: besugo cocinado a la parrilla de carbón, con verduras y tomate.

Más madrileño imposible: besugo cocinado a la parrilla de carbón. Todo un clásico.

El número 9 (19 euros) es el Tomahawk de cerdo -versión XXL de la ‘antigua’ cinta de lomo, con una chuleta impresionante-, champiñón Portobello al carbón, puerro a la brasa y exquisito parmentier, un cremoso puré de patata con aroma a trufa. Y en el 10 la estrella es el lomo de carne roja.

También hay pescados, y no cualquier pescado: merluza, bacalao y ¿quién ofrece besugo en Madrid, cocinado a la parrilla de carbón? Aquí lo tienes con el número 6. Se acompaña de verduras braseadas y unos tomates aliñados que llegan pelados… ¡como solo lo haría tu abuela!

Jugoso por dentro y crujiente por fuera. Así es el pollo picantón que sirven en Lovnis. Es el plato número 8.

Jugoso por dentro y crujiente por fuera. Así es el pollo picantón que sirven en Lovnis. Es el plato número 8.

Para su número 8 (16 euros), el pollo picantón se cocina dando vueltas en el asador de pollos y por eso sale perfecto, jugoso por dentro y crujiente por fuera. Se sirve con tomate y patata asada y una ensalada de hojas verdes aliñada a la perfección, que no es tarea fácil.

Y tú, ¿de qué eres? ¿De limón helado o de copa de chocolate con nata?

Y tú, ¿de qué eres? ¿De limón helado o de copa de chocolate con nata?

Y de postre, más clásicos en versión gastro y caseros: limón helado (suave y cremoso, no hay que luchar con él hincando con fruición la cuchara como hacíamos de pequeños con el original), la tarta comtesa y la copa de chocolate con nata, todo casero, con un suave mousse de chocolate y la nata recién montada en sifón.

Para beber, tienes una surtida carta de vinos que incluyen por copas los suyos propios, el verdejo Perro Verde de Rueda y el Terrible, un tinto de Ribera de Duero. Hay que hacer una mención especial al pan, de Madre Hizo Pan, natural, hecho con masa madre, fermentaciones largas y variedades tan ricas como su pan de naranja y miel, el de maíz y pasas o el multicereal. Perfectos para acompañar… y rebañar los platos de Lovnis.

Ladrillo visto, vigas de hierro, mármol blanco en las mesas... Para decorar Lovnis, sus propietarios han tirado de memoria.

Ladrillo visto, vigas de hierro, mármol blanco en las mesas… Para decorar Lovnis, sus propietarios han tirado de memoria.

Para crear el ambiente y elegir la decoración y estética también han tirado de memoria. Lovnis se reparte en dos plantas, arriba una gran barra, mesas altas para un tapeo castizo (tigres, croquetas, ensaladilla, bravas…) y cocina y género a la vista. Abajo, deco retro-moderna en el comedor, donde han dejado el ladrillo visto y combinan maderas, vigas de hierro, mármol blanco en las mesas y luces de pared que son viejos focos de coches vintage reciclados.

La edad del comensal es fácilmente reconocible. Basta saber si alguna su madre utilizó platos de crital como estos.

La edad del comensal es fácilmente reconocible. Basta saber si alguna su madre utilizó platos y vasos de crital como estos.

Los platos combinados llegan servidos en bandejas de acero inoxidable como las del cole o en fuentes de porcelana esmaltada que parecen sacadas de casa de la abuela, como la vajilla de cristal Duralex de ondas o la de color ámbar que encontramos en la mesa. ¡Qué recuerdos!

Tags: , , , ,
 
Arriba