Bloggin Madrid

El Madrid de Coque Malla

Categoría: Diversión 7 abril 2016
Coque Malla actúa el viernes 8 de abril en Joy Eslava

Coque Malla actúa el viernes 8 de abril en Joy Eslava

Coque Malla, quien fuera líder de Los Ronaldos y protagonista de una exitosa carrera musical en solitario, presenta este viernes 8 de abril en Joy Eslava su nueva aventura discográfica y sexto álbum con su nombre: el disco El último hombre en la tierra. Una vez más, Coque se interna por un hermoso bosque sonoro de sentimientos íntimos en el que las canciones parecen brotar de la maleza como árboles firmes y serenos, llenos de verdad y de revelaciones de este creador musical de personalidad tan definida como reconocible.

El último hombre en la tierra es un disco lleno de rock, elegancia, sensibilidad y crudeza emocional de un creador que siempre ha dejado espacio en su música para la melancolía: “Creo que en casi todos mis discos en solitario y en muchas canciones de Ronaldos hay siempre un poso melancólico. Si escarbas en las canciones, a partir de Cero, lo comprobarás. Yo encuentro una mina en la melancolía y la nostalgia para encontrar emociones y escribir canciones. Aunque creo que este en particular está muy compensado. Tiene una parte melancólica y otra muy luminosa”. Esta última se destina gota a gota en tomas como Lo hago por ti, La Señal, Escúchame o Pétalos, sonrisas y desastres, quizá la canción más hermosa del disco. Toda una obra sonora esta que rezuma intimidad en cada sonido: “Toda canción, escrita desde la autoría sincera, es íntima. Hasta la más alegre del mundo, si no hablamos de reggetón, claro. Cuando un autor esta solo en casa componiendo al piano o la guitarra, lo hace desde la intimidad”.

Hay una profusión de arreglos de metal en las canciones del disco que emparenta definitivamente a Coque con sus héroes del rock -Bowie, Lou Reed…- sobre todo en sus épocas de los años 70: “Suena como aquellos discos de los 70, pero no solo por los vientos, sino por muchas cosas más. Hay un montón de influencias que vienen de esa década y no son solo cosa mía, sino de todos los músicos que han participado en el disco: José Nortes, mi hermano Miguel… Todos compartimos emociones que nos llevan a los 70”. Otra cosa que llama la atención son los desarrollos en temas largos, cosa inusual en estos tiempos en los que la maquinaria promocional exige canciones muy cortas: “Yo siempre he sido de hacer canciones muy largas. En los Ronaldos ya teníamos problemas con los singles, porque la compañía nos decía que no se podían llevar a la radiofórmula canciones de 7 minutos. En el caso de este disco la explicación es mas lógica: desde el principio está compuesto y concebido para que los arreglos orquestales y sinfónicos tengan una importancia muy grande; y no es que eso te obligue, si no que te permite que la canción evolucione si lo reduces todo a dos minutos. Además, las letras cuentan historias y para contar una pequeña historia o un pequeño cuento necesitas cierto tiempo”.

Coque es madrileño hastá el tuétano: “Madrid es a ciudad donde me he criado, donde he vivido toda mi vida y donde están mis referencias, aunque no me considero especialmente un retratista musical de Madrid. Pero, si eso se respira en el disco, me alegro. Eso sí, siempre hablo de ciudades en mis discos, así que lo lógico sería pensar que Madrid está presente en ellos”. Una ciudad sin la que la carrera de coque, desde luego, no habría transcurrido de la misma manera: “Ser madrileño te da un ADN especial, aunque no sé bien en qué consiste. Ser madrileño es no ser de ninguna parte y, a la vez, ser de todas. Soy lo menos chauvinista y lo menos patriótico del mundo y eso también va con respecto a mi ciudad. Pero me crié en Las Ventas y, decididamente, no se hacen las mismas canciones habiéndose criado uno en Las Ventas que, por poner un ejemplo, en Ruzafa, provincia de Valencia”.

Para Coque lo mejor de la ciudad es “la sensación de estar abierta veinticuatro horas al día. Abierta en todos los sentidos. Esto podría ser aplicable a muchas ciudades, pero Madrid ocuparía el número uno en ese ranking para mi. Me da mucha angustia que las cosas se apaguen y se haga el silencio y Madrid te evita esa sensación”. Lógico es que lo recuerdos de sus citas musicales se agolpen en la memoria de Malla: “Cada vez que toco en Madrid siento que es uno de los días más felices de mi vida; y lo he hecho unas cuantas veces. Recuerdo la primera vez que di aquí un concierto en toda regla: con Los Ronaldos en el Agapo, año 85. Sin embargo, esa emoción especial no decae jamás.

Los cinco rincones especiales de Coque Malla en Madrid (curiosamente, todo en la misma zona…) son:

1. El Templo de Susu, una tienda en la calle Espíritu Santo. Tienen una magnífica ropa de segunda mano.

2. El restaurante chino Zhou Yulong, en la plaza de España. El más pintoresco, auténtico y barato de Madrid.

3. El Edificio España. Siempre ha sido mi favorito.

Hotel Emperador

4. La piscina del Hotel Emperador, el secreto mejor guardado de Madrid.

5. Los cines Alphaville, por razones obvias.

 

Tags: ,
 
Arriba