Bloggin Madrid

El 3 de septiembre de 1880, hace esta semana 136 años, Cándido Lara inauguraba su Bombonera, que fue conocida como “La casa de la comedia española” y que todavía hoy sigue ofreciendo una atrevida programación en la que el humor es el principal ingrediente. Ahora una visita teatralizada a cargo de la compañía Los Absurdos evoca la historia de uno de los teatros más legendarios de Madrid. ¡Ya es posible reservar una entrada para los días 3 y 18 de septiembre y 9 y 23 de octubre a las 12:00!

Dicen que Don Cándido, conocido como el “Carnicero de Antón Martín” debido al negocio con el que había hecho su fortuna – fue proveedor del ejército liberal durante la II Guerra Carlista – se empeñó en abrir su propio teatro después de viajar a París. Por esto el Teatro Lara, nombre oficial de la Bombonera, tiene en la Corredera Baja de San Pablo una fachada de arcos y faroles de gusto francés que transformó en un Montmartre castizo este rincón de Malasaña, entonces un lugar poco acostumbrado a la farándula. “¿A quién se le ocurre hacer un teatro en barrio excéntrico, de acceso difícil, sin tranvías próximos y entre callejuelas angostas y poco simpáticas?”, escribía en el ABC un crítico sin olfato ninguno el día de su estreno. Desde entonces el Lara no ha cerrado nunca, hasta los años sesenta fue un teatro de reparto, con 30 representaciones a la semana, y siempre ha seguido vinculado a la misma familia que lo construyó, ahora miembros de la fundación que lleva su nombre.

Como explica Don Gonzalo, el jefe de clá que nos guía por las entrañas del Lara, aquí se han estrenado éxitos como Cenizas de Valle-Inclán en 1899, Una noche de primavera sin sueño de Enrique Jardiel Poncela en 1927, La señora de Trevélez de Carlos Arniches  en 1916 o Los intereses creados de Jacinto Benavente en 1907, mucho antes de ganar el Premio Nobel en 1922. Su programación era tan atractiva que rivalizaba con la del Teatro de la Comedia, hoy sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, y era visitado asiduamente por Alfonso XII y su hermana, La Chata, aficionada a saraos y fiestas de toda índole. Por todo esto en la Bombonera existe un Palco Real, usado también por la familia, y una sala, el Parnasillo, conocida por sus tertulias literarias. Gracias a esta visita teatralizada ahora es posible recorrer estos espacios como si nos subiéramos a una máquina del tiempo, porque algo que caracteriza al Lara es que todavía conserva el mimo espíritu con el que lo inauguró Don Cándido. Nada ha cambiado porque la Bombonera sigue siendo hoy “La casa de la comedia española”: lo demuestra su programación.

Tags: , , ,
 
Arriba