Ignacio Vleming Ignacio Vleming

La libertad de Fernando de Castro

Categoría: Arte y Cultura 17 octubre 2017

Patio de la Fundación Fernando de Castro

Este viernes dentro del festival MOM, Madrid Otra Mirada, se podrá visitar la Fundación Fernando de Castro, ubicada en la que fue la sede de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer. Se trata de un edificio que no podía faltar en la larga lista de instituciones que en esta edición se suman a un programa dedicado al papel de las mujeres en la historia de la sociedad española.

Había pasado una y mil veces por delante de la Fundación Fernando de Castro, pegada pared con pared al Museo del Romanticismo en la calle de San Mateo, pero nunca me había asomado al precioso patio trapezoidal en torno al que en su día estuvieron las aulas de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, la primera institución española preocupada por la formación de las señoritas. Aunque el edificio, obra de Pablo Sánchez y Alonso Gascó, fue terminado en 1893, hay que remontarse a la década de 1860 para comprender el origen de este proyecto regeneracionista y pionero en España. Y, para entenderlo en toda su complejidad, hay que saber quién fue Fernando de Castro y Pajares, capellán de honor de la reina Isabel II, y más tarde, durante el Sexenio Democrático, rector de la Universidad Central de Madrid y Vicepresidente del Senado. Nacido en Sahagún (León), en 1814, fue un activo defensor de la libertad de religión y de la libertad del hombre –durante cuatro años ocupó la presidencia de la Sociedad Abolicionista Española–, y uno de los introductores del krausismo en España, sistema filosófico sin el que sería imposible entender la Edad de Plata.

Asociación para la Enseñanza de la Mujer. 1899. Juan Laurent.

La Asociación para la Enseñanza de la Mujer fue sin duda uno de sus proyectos más importantes. Fernando de Castro había observado que las señoras y señoritas de clase media y media alta no tenían una formación adecuada con la que poder optar a una ocupación profesional que las hiciera libres e independientes. Bajo su punto de vista era fundamental que accedieran a la cultura porque de esta forma mejoraría el conjunto de la sociedad española. En aquella época era excepcional que una mujer fuera a la Universidad, por lo que primero fomentó las aulas abiertas y las conferencias dominicales, a las que podían asistir todo el mundo, luego abrió numerosas escuelas, donde se impartía comercio, idiomas, dibujo o mecanografía, entre otras disciplinas, y finalmente las aunó todas en la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, creada en 1870. Tuvo como protectora de honor a la Reina María Cristina de Habsburgo-Lorena y en sus aulas dieron clases docentes como Niceto Alcalá Zamora, presidente de la II República Española, o Francisco Giner de los Ríos, que años más tarde fundaría la Institución Libre de Enseñanza, inspirada también por el krausismo. Entre los socios de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer destacaron los músicos Isaac Albéniz y Francisco Asenjo Barbieri, la escritora Emilia Pardo Bazán o Concepción Arenal, escritora y activista por los derechos de la mujer.

Sala de Química

El edificio ha sido restaurado según los criterios de la Carta de Venecia, que defiende la preservación de todos los materiales originales, para acoger, varias décadas después de que desapareciera la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, la Fundación Fernando de Castro, heredera tanto del inmueble, como de su historia y objetivo social y cultural. Además de contar con un valioso fondo documental, ha conservado muchos de los espacios singulares de la escuela, como son el aula de química, las aulas de párvulos, la biblioteca, el comedor o los baños, que podrán verse durante la visita de Madrid Otra Mirada. Dicen que de vez en cuando aparecen antiguas alumnas, muchas con más de ochenta años de edad, y recuerdan con enorme amor uno de los espacios de la ciudad en los que por primera vez se habló igualdad de género.

Clementina Albéniz en clase de música.

Hoy la Fundación se dedica fundamentalmente a salvaguardar y difundir el legado intelectual de Fernando de Castro a través de una serie de actividades culturales en colaboración con distintas instituciones y con la Universidad, tales como conferencias, exposiciones, conciertos y presentaciones de libros. Este viernes se podrá visitar ya que forma parte del circuito de edificios que conforman Madrid Otra Mirada, una iniciativa del Ayuntamiento de Madrid que tiene lugar entre los días 20 y 22 de octubre de este año. Un relato muy valioso a la visita de este edificio nos lo ofrece el blog Arte en Madrid que, como siempre, está ampliamente documentado.

Tags: , ,