Foto de la Real Biblioteca.

A quienes recordamos los primeros tiempos de PHotoESPAÑA nos parece increíble que con la presente edición el festival cumpla ahora un cuarto de siglo. Durante estos 25 años, ha ampliado considerablemente su número de salas, ha sumado a las más importantes instituciones culturales del país y ha llevado el proyecto a otras ciudades del mundo: 27 españolas y 12 internacionales acogerán exposiciones, talleres y conferencias en 2022. Sin embargo, Madrid seguirá siendo el centro de este gran certamen que premia anualmente al mejor libro de fotografía –los seleccionados pueden verse en PHEGallery– y al fotógrafo descubrimiento –la ganadora del año pasado fue Sanni Saarinen, cuyo proyecto KOTHI también se exhibe en el mismo espacio–. Además, bajo el título de Sculpting reality, los comisarios Vicente Todolí y Sandra Guimarães proponen una panorámica sobre el estilo documental. Aquí va una pequeña selección con las exposiciones que yo no me perdería si sólo tuviese un par de días en verano para visitar Madrid.

Sebastião Salgado y las Colecciones Reales. Encuentros en torno a la fotografía de paisaje
Palacio Real de Madrid (31 de mayo – 04 de septiembre).

Por primera vez el Palacio Real de Madrid participa en PHotoEspaña y lo hace con una exposición en la que el trabajo de Sebastião Salgado, conocido por sus imponentes imágenes de paisajes naturales, dialoga con los fondos de Patrimonio Nacional, entre los que se conservan obras de grandes maestros de la fotografía del siglo XIX, como W. Atkinson, P. Nadar, J. Laurent, C. Clifford o Wodbury & Page. Es conocido el interés que la reina Isabel II sintió por las nuevas tecnologías de su tiempo, razón fundamental por la que el Archivo General y la Real Biblioteca del Palacio guardan esta colección que sólo de manera fragmentaria y esporádica se muestra al público. Como era de suponer, la muestra incide en los retos que plantea el cambio climático.

Sebastião Salgado y las Colecciones Reales. Encuentros en torno a la fotografía de paisaje.

Paolo Gasparini. Campo de imágenes
Fundación Mapfre (31 de mayo – 28 de agosto).

Considerado por Martin Parr y Gerry Badger como uno de los mejores fotolibros del siglo XX, Para verte mejor, América latina de Paolo Gasparini marcó en 1972 un punto de inflexión en la manera de documentar una realidad política y social en constante transformación. De origen italiano, pero afincado en Venezuela, el fotógrafo ha reflejado las contradicciones de la utopía desarrollista del petróleo; la ilusión y el desencanto provocados por los procesos revolucionarios o las diferencias sociales de las grandes urbes del América Latina -São Paulo, México o Caracas-, lo que podría servirnos como aperitivo de la exposición sobre la mítica Tina Modotti, que a partir del 15 de julio podrá verse en el Museo Cerralbo. Mientras tanto, en la misma Fundación Mapfre se ha inaugurado también una muestra antológica de Carlos Pérez Siquier, fundador de la revista Afal y uno de los nombres fundamentales de la nueva fotografía española a partir de los años 50.

Compañero Lenin, 1963. Foto de Paolo Gasparini.

Fotografía pública. Los años 60
CentroCentro (03 de junio – 02 de octubre).

Como si fuese un spin-off de la exposición homónima que hace veinte años pudo verse en el Reina Sofía, esta muestra, igualmente comisariada por Horacio Fernández, es un recorrido por los fotolibros -antes hablábamos de Paolo Gasparini-, el uso de las imágenes en la prensa escrita, la publicidad, las carátulas de discos y la cartelería de la década de 1960. En esa misma época, las editoriales se interesaron, entre otros, por la obra de Richard Avedon, Eikoh Hosoe, Kikuji Kawada, William Klein, Irving Penn, Shomei Tomatsu o Ed van der Elsken, a la vez que artistas pop como Andy Warhol o Gerhard Richter recurrieron a la fotografía. Esta muestra es una auténtica gozada para los nostálgicos del movimiento hippy, la beatlemanía o el Swinging London a la vez que una reflexión interesante sobre el origen de los movimientos identitarios que hoy marcan la agenda social y política.

Fotografía pública. Los años 60. A matter of colour & Triumph der Frau

Luces o sombras de lo que fue y sigue siendo
Casa Árabe (01de junio – 25 de septiembre).

Una selección de trabajos del Colectivo 1200 de El Líbano pueden verse en esta exposición que muestra la imagen de Beirut antes y después de la explosión de 2019. El proyecto, que el año pasado resultó ganador de la convocatoria NUR, es un buen primer acercamiento a la fotografía más actual del mundo árabe. Sirva esto como ejemplo del esfuerzo que en estos 25 años PHotoEspaña ha hecho por acercarnos la obra de autores de Oriente Medio, Asia y África, al mismo tiempo que reivindicaba a los nombres propios de nuestro país y del canon occidental.

Tell the trees to smile 18, 2021. Foto de Myriam Boulos. Sin título, 2020. Foto de Manu Ferneini.

Francisco Ruiz de Infante
Galería Elba Benítez (21 de junio – 23 de julio).

Cabe recordar que PHotoEspaña no sólo es un festival de la fotografía. En algunas de las salas, como la Galería Elba Benítez que forma parte del circuito off, otras artes visuales cobran un enorme protagonismo. Un ejemplo paradigmático es el de Franciso Ruiz de Infante, que desde sus primeras instalaciones en la década de 1990 ha ido depurando un estilo en el que se entremezclan imágenes hipnóticas que parecen extraídas de archivos, pequeñas intervenciones espaciales y textos cargados de poesía, con una propuesta de videoarte que ancla sus raíces en el cine experimental y es una de las más sólidas realizadas por un creador español. Como punto de partida, este barco varado promete cuanto menos una aventura que tiene el sugerente título de Campos eventuales.

Fotograma de Campos Eventuales, 2019. Francisco Ruiz de Infante.

Como en las ediciones anteriores, PHotoEspaña ofrece también una serie de charlas dirigidas a profesionales de la fotografía y un máster. Para saber más información su web está en funcionamiento durante todo el año www.phe.es. ¡Felices 25 años!

Tags: , ,
 
Arriba