Bloggin Madrid

Semana del arte: ARCO y más

Categoría: Arte y Cultura 22 febrero 2016

Feria de arte ARCOmadrid.

Durante estos días encontraremos por la calle a artistas geniales, comisarios de gran olfato, galeristas que nunca han faltado a ARCO, críticos entusiastas y un público entregado a la creación contemporánea. ¡Comienza la Semana del Arte y ya está todo el mundo aquí! Pero además de las ferias que estos días coinciden en la ciudad, también los museos presentan exposiciones muy recomendables para completar la agenda.

Este año estamos de celebración: ARCOmadrid cumple 35 años y Flecha, la primera feria que nació para acompañarla, 25. Más tarde llegarían Art Madrid, con 11 ediciones a su espalda, y JustMad que, enfocada en el arte emergente, va ya por la séptima y es la primera de todas en abrir, lo hace el día 23 febrero. Las últimas en hacerse hueco en esta semana son Casa Leibniz, que repite este año con una propuesta exquisita, Room Art Fair, que por primera vez desde su creación en 2011 se hace en las mismas fechas que las demás y Drawing Room, especializada en dibujo.

Como en otras ocasiones ARCO se sale de los límites de la Feria de Madrid y a través del programa AÑO 35, comisariado por Javier Hontoria, “cuela” el arte contemporáneo en muchos de los museos y centros culturales de la ciudad. Durante esta semana instalaciones, fotografías o vídeos se camuflan entre las piezas de las colecciones de los museos Arqueológico, Naval, Cerralbo, de Atropología, del Romanticismo, de la Moneda, o las salas de la Casa Árabe, la Embajada de Colombia y Tabacalera.

Generación 2016. La Casa Encendida. Julia Varela.

En Tabacalera además hay dos exposiciones más, una dedicada a Alberto García Alix, que muestra los últimos trabajos del premio nacional de fotografía, y otra a Francisco Olivares Díaz, que reflexiona sobre la fragilidad del hombre con una serie de “arquitecturas apuntaladas”. Muy cerca de allí, en La Casa Encendida, puede verse el trabajo de los los artistas norteamericanos Lizzie Fitch y Ryan Trecartin, preocupados por el impacto de las nuevas tecnologías, y la muestra Generación 2016, donde se presentan las obras ganadores de los premios de la Fundación Montemadrid, que cada año descubre a nuevos talentos. Otros nombres que darán mucho que hablar en el futuro son los que conforman la lista de creadores de la Nave 16 de Matadero Madrid, donde puede verse Art Situacions II, arte emergente italiano y español.

Dos de mis favoritas en este momento son la de Marina Núñez, que ha transformado el precioso edificio de Antonio Palacios de la calle Alcalá 31 en un alucinante laboratorio de pesadillas, y la de Joan Fontcuberta, cuyos proyectos a medio camino entre la literatura y la fotografía pueden verse perfectamente explicados en la Sala Canal de Isabel II. También la dedicada a los Realistas de Madrid en el Museo Thyssen-Bornemisza será muy apreciada por parte del público que esta semana se acerca a ARCO, entre otros motivos porque supone una alternativa sugerente a las tendencias más intelectualizadas. Yo pude verla hace un par de semanas y volver más adelante. Por su parte el Museo Lázaro Galdiano ha invitado al artista Santiago Ydáñez a reinterpretar la colección del museo.

Marina Núñez. El fuego de la visión.

Ahora bien, quien no tenga demasiado tiempo, debe apuntar las muestras dedicadas a tres clásicos de la vanguardia: la antológica de Kandinsky, en CentroCentro Cibeles, Miró y el objeto, en CaixaForum, y la obra gráfica de Chagall, en la Fundación Canal de Isabel II de Plaza de Castilla.  Y es absolutamente obligatoria la exposición que explica “todo lo que queríamos saber del arte de vanguardia y no nos atrevimos a preguntar”, como dijo hace una semana Pablo Jiménez Burillo, director del Área de Cultura de la Fundación Mapfre, para presentar Del divisionismo al futurismo, en la Sala Recoletos.

Última oportunidad: El Reina Sofía

Esta semana terminan tres de las mejores exposiciones que han podido verse en Madrid el último año: Andrzej Wróblewski, un interesantísimo artista polaco que supo plasmar el terror de la Segunda Guerra Mundial en una pintura de raíz expresionista, en el Palacio de Velázquez de El Retiro; Juan Giralt, todo un clásico de la nueva figuración madrileña y Constant, artista holandés que pensó en la ciudad nómada, en las salas del Reina Sofía. Allí mismo pueden verse también las exposiciones dedicadas a Hito Steyerl, Alexandre Estrela e Ignasi Aballi, conocido por practicar un refinado arte conceptual.

Constant. Nueva Babilonia. Museo Reina Sofía.

En el CA2M también están a punto de terminar la exposición de Fernando Sánchez Castillo, que reflexiona sobre las reliquias de la Transición, y Objetos Frontera, que propone una serie de obras contemporáneas de tema etnológico. En este mismo centro de arte de Móstoles acaba de inaugurarse una muestra sobre los trabajos de Patricia Esquivias, artista que cuestiona los conceptos de autoría e historia. También fuera de Madrid, en la Ciudad del Banco Santander de Boadilla del Monte, puede verse una selección de los fondos de los Museos de Catar, que incluye numerosas obras de artistas contemporáneos del entorno árabe, lo que supone una ocasión sin parangón.

Para salirnos del marco después de tanta feria, tenemos que acercarnos al Espacio Telefónica, donde El arte en el cómic nos muestra el enorme interés de algunos de los ilustradores contemporáneos por la historia de la pintura. O si queremos algo realmente provocador y fresco ir a la Galería 6más1 para ver Otra puta feria de arte más, sin duda la más rebelde de todas las que esta semana coinciden en Madrid: las obras tienen un precio único de 300 euros, pueden fotocopiarse y el dinero recaudado se invertirá en Lotería Nacional con la esperanza de que el Gordo les toqué conjuntamente a los artistas participantes. ¡Hacer esto en plena Semana del arte de Madrid! ¿Se puede ser más gamberro? No, ni tampoco más genial.

Tags: , ,
 
Arriba