Bloggin Madrid

La Posada de El Chaflán

Categoría: Comer y beber 9 agosto 2013
La Posada de El Chaflán

La Posada de El Chaflán

Llevaba un año sin poder disfrutar de la gran cocina de Juan Pablo Felipe, no por falta de interés ni mucho menos. Pero es el tiempo que le ha llevado realizar la obra, obra que he podido seguir paso a paso, viendo cómo demolían todos los muros hasta dar forma a lo que él define como “casa de huéspedes del siglo XXI”. Así que, sí, he sido testigo presencial de cómo el antiguo Hotel Aristos ha pasado a ser La Posada de El Chaflán.

Juan Pablo es un creativo, de conceptos y tendencias, tal y como dejó claro hace ya 20 años, cuando revolucionó la restauración madrileña con el vanguardista El Chaflán. Esa creatividad y capacidad de adaptarse a la demanda de la sociedad le ha llevado a crear ahora un multiespacio con 47 habitaciones, en cuatro categorías: individuales, dobles, doble superior y Magnun, todas con el sello del gran cocinero. Cada una es única y está inspirada en un producto diferente (atún, huevos, gallina, berberechos, pulpo, cochinillo…).

Habitación. Posada de El Chaflán

Habitación. Posada de El Chaflán

En cada habitación Juan Pablo obsequia al huésped con una de sus recetas mas míticas escrita en la pared, acompañada de reflexiones del cocinero e ilustrada con una fotografía artística cargada de ironía, como es el caso de las sardinas a la jardinera, retrato de sardinas plantadas en macetas. Las habitaciones son funcionales y cómodas, con un lenguaje muy actual, comprometidas con el reciclaje, la sostenibilidad y, sobre todo, con la gastronomía, en un ambiente cien por cien urbano.

Restaurante La Posada de El Chaflán

Restaurante. La Posada de El Chaflán

Sin duda, el gran reclamo de La Posada de El Chaflán es la cocina de Juan Pablo Felipe. Y esa cocina es la misma, la de siempre, pero el nuevo espacio para el restaurante es distinto, mucho más cercano, desenfadado, sincero y transgresor. El mismo espíritu y saber hacer en una fórmula más económica adaptada a las diferentes franjas horarias. Sobre un césped amarillo muy divertido que cubre el suelo a modo de moqueta. Muy bien resuelto se descubren tres espacios donde poder tomar algo, desde el bar de tapas con barra y mesas altas al restaurante con una zona lounge.

Uno de los platos de Juan Pablo Felipe

Uno de los platos de Juan Pablo Felipe

Hoy, para volver a disfrutar de la gran cocina de Juan Pablo sin prisas, elijo esta última zona, y aprovecho que se puede pedir en medias raciones y en tapas para degustar los clásicos de la casa: tartar de atún rojo con crema de pistacho, espárragos blancos fritos y mahonesa tibia, risotto de hongos y cochinillo en su jugo con puré de limón. Creí que ya había cerrado con el vulcano… choco y limón, pero no, Juan Pablo no me deja ir sin acabarme el vino. Y me ofrece su selección de quesos de España en formas, que poco a poco y con algo más de vino fue cayendo mientras disfrutaba de su amistad y de sus reflexiones gastronómicas. Qué tipo más interesante, creativo, culto e inquieto. Pero, sobre todo, apasionado de sus proyectos.

Tags: , , ,
 
Arriba