Bloggin Madrid
La taberna Puertalsol es la nueva propuesta en Madrid de Alberto Chicote. Las vistas son inmejorables.

La taberna Puertalsol es la nueva propuesta en Madrid de Alberto Chicote. Las vistas son inmejorables.

Con unas vistas privilegiadas del famoso reloj de la Puerta del Sol, en pleno Kilómetro Cero de la ciudad, el televisivo cocinero Alberto Chicote ha abierto la taberna PuertalSol, en lo más alto del edificio de El Corte Inglés. Aquí se despachan tapas castizas, guisos caseros y un pollo asado al carbón que pretende ser de lo mejorcito de Madrid.

En la quinta planta del edificio de deportes de El Corte Inglés de la Puerta del Sol. Ahí está esta nueva taberna.

En la quinta planta del edificio de deportes de El Corte Inglés de la Puerta del Sol. Ahí está esta nueva taberna.

Desde el centro de la plaza, alzamos la vista hasta el último piso de El Corte Inglés de Deportes, justo a la izquierda del legendario cartel de Tío Pepe, y vislumbramos las sombrillas blancas de la enorme terraza. La fachada está empapelada ya que están rematando las obras de restauración, pero en la entrada (por Puerta del Sol, 10 o por la calle Preciados) se anuncia este nuevo espacio gastronómico en la 5ª planta a la que se accede por las escaleras mecánicas o por el ascensor, repasando, planta por planta, las novedades deportivas de la temporada.

Este es el plato estrella de la taberna Puertalsol: el pollo asado al carbón.

Este es el plato estrella de la taberna Puertalsol: el pollo asado al carbón.

El último tramo de escalera mecánica nos coloca frente a la joya del local, la partida de brasas, que es lo primero que vemos al tiempo que nos inunda el aroma a leña. Aquí se prepara uno de los platos estrella de Puerta Sol: los pollos asados al carbón (18 €, con dos guarniciones, y take away por 15 €). Pero no es lo único. También los arroces (de verduritas, de ibéricos o con carabineros), se hacen lentamente al calor de la leña, buenas carnes como la chuleta de vaca o las chuletitas de cordero y la sartén de berberechos pasa por el horno Josper de leña.

Chicote, junto al chef Pedro Olmedo, han diseñado una carta completísima, con guisos llenos de enjundia y muy madrileños, en la que no faltan los callos a la madrileña, con o sin garbanzos, que a pesar del calor no han dejado de cocinar este verano, costillar de ternera glaseada al vino de Madrid y una receta entrañable, la del conejo con tomate como lo guisa la madre de Chicote, entre muchos otros.

Otro imprescindible en la carta de la taberna Puertalsol es la ensaladilla rusa. ¡Qué buena!

Otro imprescindible en la carta de la taberna Puertalsol es la ensaladilla rusa. ¡Qué buena!

Como buena taberna, el tapeo es lo que manda y en los dos meses que lleva abierta Puertalsol ya hay platos que se han convertido en las “niñas bonitas” de la carta, como nos recita Pedro Olmedo casi de corrido y sin dudar: la ensaladilla rusa, las patatas bravas, las croquetas (de jamón, bacalao o cocido), los tacos de bacalao, los torreznos, el pincho de tortilla, los calamares fritos, la alcachofa al carbón…

Las conservas también triunfan aquí. Para muestra, estos apetecibles mejillones en escabeche.

Las conservas también triunfan aquí. Para muestra, estos apetecibles mejillones en escabeche.

También las conservas, como esos mejillones en escabeche de receta casera o el bonito embotado también en casa, y estupendos ibéricos, que no falten, jamón, lomo, chorizo, cecina, los quesos… No se han olvidado de los bocatas y aunque no vamos a encontrar el de calamares (de momento), hay bocadillos con lo que se hace la boca agua, como el de chipirones fritos a la andaluza con alio-oli (7,10 €), el de jamón ibérico (14 €) o el de papada ibérica a baja temperatura con salsa de tomate (8 €), digno de todo un top chef. Los precios, como era de esperar, no son nada baratos, pero es que la calidad de la materia prima y la elaboración no son cualquier cosa en Puertalsol. Los postres y tartas, todos caseros, rematan una carta con la que hay que tomarse su tiempo para repasar todas las propuestas y elegir bien. La oferta de vinos, incluidos los madrileños, también es amplia y selecta y si no tenemos intención de comer, se puede subir a la 5ª planta para tomar un cóctel o una copa con esta panorámica madrileña.

El famoso cartel de Tío Pepe de la Puerta del Sol es "cliente habitual" en la terraza.

El famoso cartel de Tío Pepe de la Puerta del Sol es “cliente habitual” en la terraza.

Una vez que sabemos qué se come aquí, vamos a fijarnos en el espacio, que solo por verlo ya merece la visita. Es impresionante, casi 500 metros cuadrados decorados como las antiguas tabernas de Madrid, con paredes de madera pintada de un rojo brillante, suelos que imitan las viejas baldosas hidráulicas artesanales, falsas vigas de madera y una barra de zinc, cromada, que es una maravilla. Pero lo mejor está fuera: una terraza que recorre en forma de L toda la quinta planta con unas vista fabulosas del corazón de Madrid. ¿Y qué había aquí hasta ahora?, pregunto. La planta dedicada a las mochilas y varios, me cuenta Juan, el jefe de sala. Ahora son mochileros, turistas y madrileños curiosos los que van llenando las mesas y la barra de Taberna Puerta Sol. Con el cambio, se ha conseguido crear la única terraza dedicada a hostelería en toda la plaza. Un lugar único e irrepetible que hay que conocer ya (abre todos los días, de 11 a 24 h; viernes y sábados hasta la 1:30 h).

 

Tags: , , , ,
 
Arriba