Bloggin Madrid

Ensalada en el Restaurante Joaquín Felipe

El domingo fui con mis niños -Telmo, de 6 años, y Lucas, de 4- a comer a casa de un amigo, a la casa de Joaquín Felipe. Conozco a Joaquín desde hace mil años… Hasta hace dos días era el jefe de cocina del Hotel Urban y mucho antes, con su primo Juan Pablo Felipe, trabajaba en El Chaflán.

Joaquín es una de esas hormiguitas trabajadoras que poco a poco se ha convertido en una de las personas que más aprecio, no sólo por ser un gran cocinero, si no por ser honesto y buena persona. Recuerdo perfectamente que en la San Silvestre Vallecana de 2009 quedamos un grupete de amigos cocineros, liderados por José Luis Estevan, para correrla y, a mitad del trayecto, al pasar cerca del Urban, Joaquín con la cara desencajada y sin aliento dijo “yo me quedo aquí”. ¡Cómo ha cambiado todo! Ahora no hay carrera popular que no corra, es el cocinero que mas entrena, un figura.

Qué ilusión me hace que Joaquín, a pesar de los tiempos duros que corren, se aventure a perseguir su sueño, abrir su propio restaurante, Joaquín Felipe, en la segunda planta del Mercado Isabela Gourmet (Paseo de la Habana 3. 91 411 24 71. reservas@joaquinfelipe.info). El espacio es un salón diáfano muy luminoso. Tuvimos la suerte de sentarnos en una mesa que está pegada a una de las ventanas de la cocina, y poder disfrutar, al tiempo, del almuerzo del espectáculo creado por Joaquín y su equipo trabajando en perfecta armonía.

Mis hijos con Joaquín Felipe

Hablando de equipo, Joaquín cuenta con el apoyo de Gloria, su encantadora mujer, y de Nico un excelente maître, viejo conocido de la época de El Chaflán. Mis niños quedaron encantados cuando le sacaron unas especial burguer de wagyu con tomate confitado y patatas. Yo empecé con la ensaladilla homenaje a la pesca de Almadraba 2012, un plato muy fresquito. Continué con la merluza en caldeirada, muy recomendable para los amantes de un buen pescado en su punto, y, como carne, la versión de Joaquín de uno de mis platos preferidos, lingote de rabo de wagyu con celerí, para mojar y remojar pan.

Nos comimos todos todo, así que nos merecíamos un postre. Los sirve muy simpáticos en botes de cristal como si fueran potitos. Disfrutamos de la panacota con chocolate y frambuesa y de la pasión con chocolate blanco. Querido Joaquín, te deseo todo el éxito del mundo. Felicidades.

 

Tags: , , , ,
 
Arriba